Cuando parecía que ya estaba todo perdido.

Cuando parecía que ya estaba todo perdido.

Intro para Anexos

Justo cuando parecía que ya estaba todo perdido, apareciste. Forjada en los más profundos abismos del Infierno, del cual saliste victoriosa, apareciste con todas tus heridas, algunas aún sangrantes. A pesar de todo te mantenías en pie, fuerte, valiente —más de lo que tú misma pensabas—, dispuesta a blandir tu espada ante cualquiera que osara atacar. 

Yo yacía en el suelo, malherido, esperando quizá que, de un momento a otro, un guerrero enemigo llegara y terminase cercenando mis escasos minutos. Apenas si podía abrir los ojos, pero haciendo un esfuerzo conseguí vislumbrar tu silueta, allá en lo alto, en aquel pequeño montículo rocoso.

Alzaste tu espada —que, como tú, también se forjó en las entrañas del mundo— y la hundiste en el pecho de todo aquel que apenas intentaba acercarse a mí. Jamás observé, ni siquiera en mis propias gestas, tan colosal catarata de cabezas rodando colina abajo, arrancadas de sus cuerpos tras probar el amargo filo de la hoja.

Sonreí. Y mi sonrisa venía alimentada por la esperanza. Habías llegado, eras mi heroína, estabas salvándome la vida. 

Al término de la batalla, únicamente se podía oír el grito de la muerte. Te arrodillaste en el suelo y con tus brazos ensangrentados, tomaste mi nuca y me incorporaste hasta dejarme cuasi sentado, más bien recostado, en tu regazo. Limpiaste tierra, yerbajos secos y sangre de mi rostro. Te miré como buenamente pude y esbocé, con las pocas fuerzas que ostenta un hombre moribundo, una impalpable sonrisa… a la que tú respondiste (jamás he visto antes, nunca, una sonrisa tan bella y perfecta como la tuya). Así, meneando la cabeza de un lado a otro y aún con tu hermosa sonrisa en los labios, tus únicas palabras fueron: «Desde luego… no sé qué voy a hacer contigo.»

Y entonces comprendí que eras tú. Que siempre serías tú. Que por encima del Espacio y del Tiempo, desde aquel día siempre serías tú mi guerrera, mi reina…

Mi diosa.

 

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes (excepto la ‘destacada’), están protegidos por derechos de autor.© Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.

 

El Hada de Cabellos Coronados. Lanzamiento en formato CD y digital.

El Hada de Cabellos Coronados. Lanzamiento en formato CD y digital.

Al fin sale a la venta el álbum titulado El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada), compuesto en su totalidad por Ángel Román Ramírez (Musicólogo, compositor, e investigador especializado en la música de la Iberia antigua), que firma con el pseudónimo de Un Bardo en Tartessos.

Cartel

Se trata de una obra conceptual que, siguiendo las pautas de la Ópera Rock y del Rock Progresivo, cuenta ―o, mejor dicho, «canta»― una historia cuyos episodios van transcurriendo en cada uno de los doce temas que conforman el disco. Los temas irán desarrollándose en tercera persona (con la intervención de un narrador) y en primera (momentos en los que intervienen los protagonistas, un chico y una chica): una gran tristeza embarga a un muchacho a causa de una desagradable experiencia sentimental. Cuando cree que todo está perdido y se encuentra al borde del suicidio, aparece en su vida lo que él entiende como un «Hada»: una chica que le ayudará a salir del profundo agujero emocional en el que él se encuentra. Sin remedio, se enamora de ella, y aunque no todo saldrá como cabría esperar, conseguirá asumir la situación y recuperar el control de su vida.

Dentro del digipack del CD hallaremos un libreto en el que aparecen escritas las letras de los temas que desarrollan la historia que, por otro lado, posee una fuerte carga simbólica y repleta de metáforas que hacen constante alusión a experiencias personales vividas realmente por el autor.

El día 7 de junio de 2016 salió a la venta, tanto en formato físico (CD) como digital. El precio de lanzamiento es de 10 €.

La descarga online puede realizarse aquí.

2016-06-06 16.38.09

Para adquirirlo en formato físico (digipack) escribe un correo con tu dirección postal a elhadadecabelloscoronados@gmail.com y se te enviará por correo contra reembolso (10 € + gastos de envío).

Cartel - Portada

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes, están protegidos por derechos de autor.© Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.

El Hada de Cabellos Coronados: Introspección (III)

El Hada de Cabellos Coronados: Introspección (III)

Simbología literaria y musical (continuación).

Capítulo 4: «La reina de ajedrez».

En el ajedrez, las reinas son fuertes: avanzan o retroceden de un lado a otro en diagonal o en horizontal, de izquierda a derecha, de norte a sur… tanta distancia como precisen. Son independientes, representan las piezas más poderosas del juego y defenderán al rey con su vida, si es necesario.

Así es el Hada en esta historia cantada: fuerte, independiente… aunque con una debilidad: si ella «muere» o, como en este caso, desaparece, el juego no acaba. El ajedrez no termina hasta que el rey muere o se ve acorralado. Y, en efecto, tal y como se verá durante el desarrollo de la obra, el rey no va a «morir», ni se va a rendir. El juego continúa, a pesar de la ausencia de la reina.

En este tema se hace un pequeño guiño al mundo de los cuentos, con una introducción a capella de un coro que simboliza a los «peones» de la reina, a los elfos que en un momento dado podrían haber acompañado al Hada, o incluso a los «enanitos» del cuento de Blancanieves.

Es en este capítulo donde el protagonista masculino cuenta su historia, el porqué de su tristeza y la razón por la cual tuvo que huir, yéndose lejos para intentar reencontrarse consigo mismo.

6

Aquí también se menciona al «girasol», de cuya simbología ya se ha hablado (representa el amor incondicional y también la búsqueda personal de la felicidad), que no aparece ya como una única flor, sino como todo un campo del cual el Hada es dueña y en donde el protagonista de la historia «renace» de sus cenizas.

sunflower-868119_1920

Capítulo 5: «Exilio».

Explica el viaje iniciático que realiza el protagonista. Se trata de un viaje real, él deja tierra de por medio, huyendo de su pasado e incluso de sí mismo… Al mismo tiempo, se describe un contacto físico (aunque imaginario). Él quiere estar en ambos sitios: quiere estar lejos de quien le hizo sufrir, pero a la vez quiere estar con su Hada («…Luz, aire, bilocación / él está allí, pero no así su corazón…»).

«Las montañas» mencionadas en este quinto capítulo representan de alguna forma el hilo argumental de la obra: partiendo desde el más absoluto y profundo agujero, aquél irá en ascenso a medida que se desarrolla la historia, hasta llegar al punto más alto. Después, por una serie de circunstancias, la pendiente irá de nuevo hacia abajo (sin embargo, al final siempre quedará una esperanza, que es la que ayuda al protagonista a emerger de nuevo).

En el estribillo, que consta de una secuencia armónica recurrente que actúa casi como un leit motiv (si bien no estrictamente) Atenea y Venus se encuentran frente a frente, simbolizando la lucha contra los sentimientos: la primera, además de ser la diosa griega de las artes o la sabiduría, entre otras muchas cosas, es también la diosa de la guerra; la segunda es la equivalente romana de Afrodita, diosa del amor. No obstante la dicotomía, antes de que acabe el tema se descubrirá que, al fin, el protagonista se da cuenta de que se ha enamorado.

[…] Y así fue que su hada le llevó hasta el cielo,

en la torre más alta de aquel lugar.

Atenea y Venus se vieron a un tiempo

y, por fin, se dio cuenta de que podía soñar…

Al fin supo que volvería a soñar.

8

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes, están protegidos por derechos de autor.© Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.

El Hada de Cabellos Coronados: Introspección (II)

El Hada de Cabellos Coronados: Introspección (II)

Simbología literaria y musical.

 El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada) consta de doce temas, además de un «Prólogo», en los que va desarrollándose la tormentosa historia de un amor imposible, tal y como se dijo en la sinopsis de la obra.

Según leemos en el libreto, el primer capítulo de la historia propiamente dicha es el titulado «Como un barco de vela que no es gobernado». Aun siendo el primer capítulo, comenzará a continuación del «Prólogo», del cual también se habló en la entrada anterior. Ambos temas aparecen en el disco mezclados en la primera pista.

«Como un barco de vela…» ilustra la baja autoestima, la extrema desolación (que se deja ver en la portada del álbum) y la ausencia psicológica. Muestra un estado depresivo, de amargura, de desasosiego… un agujero emocional en el que el protagonista masculino se encuentra tras una relación sentimental frustrada, simbolizada por los chacales que alberga en su pecho, que gruñen ante la posibilidad de entablar una nueva relación con otra mujer. ancient-egypt-1290765_1280El chacal es el animal representado por el dios egipcio Anubis, dios de la muerte y de la momificación, que probablemente adoptó esa forma en la mitología egipcia por el carácter carroñero de estos animales.

«Bellas guirnaldas que adornan su ajuar» es el segundo capítulo. El sillón vacío representado en la portada del disco, ahora se halla ocupado por el protagonista, que pasa las horas y los días ahí sentado, fumando un cigarrillo tras otro, absorto y con el único pensamiento de que jamás volverá a ser amado. El ambiente en general es triste, pues para él siempre está lloviendo y hay temporal constantemente.

1. Portada

Se pregunta una y otra vez si algún día podrá volver a amar… hasta que llega un momento en el que una chica, a la que él considera como una especie de Hada o «ángel salvador», le devuelve la esperanza. Aparece ante sus ojos como un espectro, brillando con luz propia y con «bellas guirnaldas» que coronan su pelo.

Las bellas guirnaldas hacen clara referencia al nombre del Hada. En la Ilíada de Homero existe un pasaje (II, 18, 597) en el que se mencionan las kalas stephanas, es decir, las «bellas guirnaldas» que coronaban los cabellos de las muchachas danzantes que el dios herrero Hefestos grabó en el Escudo de Aquiles, mientras lo forjaba.

escudo-de-aquiles

«Una nueva oportunidad». El Hada ha venido desde muy lejos, en el sentido literal de la palabra. En seguida él se da cuenta de que ella es su Destino y la acoge en su casa, tras el largo viaje. Ella ha llegado para ayudarle. Le da ánimos, le ofrece su mano y él se aferra a ella como si le fuera la vida en ello… y se enamora. Es entonces cuando vuelve a su ser, sale del trauma y recuerda todo lo que le ocurrió tiempo atrás.

Musicalmente hablando, la segunda parte del tema representa una especie de estribillo secundario que nos redirige a «Como un barco de vela…», con el mismo desarrollo melódico y armónico, pero con letra completamente distinta: mientras que al principio el mensaje era oscuro y gris, ahora se nos presenta esperanzador y repleto de ilusión y de optimismo.

6

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes, están protegidos por derechos de autor. © Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.

El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada): Introspección.

El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada): Introspección.

El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada), es una obra conceptual compuesta por Ángel Román Ramírez (Un Bardo en Tartessos) que, siguiendo las pautas de la Ópera Rock y del Rock Progresivo, cuenta ―o, mejor dicho, «canta»― una historia cuyos episodios van transcurriendo en cada uno de los doce temas que conforman el disco. Los temas irán desarrollándose en tercera persona (con la intervención de un narrador) y en primera (momentos en los que intervienen los protagonistas, un chico y una chica).

Sinopsis

Una gran tristeza embarga a un muchacho a causa de una desagradable experiencia sentimental. Cuando cree que todo está perdido y se encuentra al borde del suicidio, aparece en su vida lo que él entiende como un «Hada»: una chica que le ayudará a salir del profundo agujero emocional en el que él se encuentra. Sin remedio, se enamora de ella, y aunque no todo saldrá como cabría esperar, conseguirá asumir la situación y recuperar el control de su vida.

Personajes

Narrador. Se aprecian sus intervenciones porque cuenta la historia en tercera persona. Aparece en los temas 1, 2, 3 (en el estribillo), 5, 9 y 11.

Protagonista masculino. Su intervención siempre viene acompañada de un guión, de la misma forma que ocurre con los diálogos literarios o teatrales. Habla siempre en primera persona e incluso llega a dialogar con el personaje femenino.

Protagonista femenina. Aparece en los temas 3 (coros), 5 (ejecutando la segunda voz a dúo), y 10 (entablando diálogo con el personaje masculino en la segunda parte del tema).

Simbología.

La obra se encuentra cargada de simbolismo: aparecen chacales, habitaciones abandonadas, sillones vacíos, rosales con espinas, mares traicioneros, tormentas, girasoles, barcos a la deriva, torreones, oráculos, dioses griegos, romanos y egipcios… Absolutamente todo tiene un significado.

1. Portada

Por ejemplo, la imagen de la portada del disco muestra (en blanco y negro) una vieja habitación de una antigua casa decimonónica, presidida por un sillón vacío, simbolizando el abandono, la desidia… casi la locura. A lo largo de la obra, el sillón va a estar ocupado durante mucho tiempo por el protagonista, desde donde se dedicará a observar el paso del tiempo a través del ventanal que tiene en frente. La ausencia de color, sin embargo, queda rota por la tímida presencia de un girasol, en la esquina inferior derecha. El girasol, en este caso, simboliza al Hada ―pues su principal significado se halla estrechamente ligado al amor más profundo e incondicional―, pero también la búsqueda personal, la creencia en perseguir los propios deseos, de igual forma que la flor sigue los movimientos del Sol. Otras interpretaciones apuntan a que su color amarillo indica inteligencia, ganas de vivir, la aspiración de encontrar la felicidad. En contraste con el fondo oscuro y lóbrego en que aparece la habitación, el girasol no pierde su color, destaca por sí mismo, indicando que siempre va a haber esperanza (en el tema titulado La reina de ajedrez se hace referencia a ello, donde el protagonista renace de sus cenizas).

Otro ejemplo que puede ilustrar muy bien la simbología de la obra son las montañas (mencionadas explícitamente en el tema titulado «Exilio»). De hecho, el hilo argumental de la obra es similar a una montaña: parte desde el más absoluto y profundo agujero y, a medida que se desarrolla la historia, va en ascenso hasta llegar al punto más alto. Después, por una serie de circunstancias, la pendiente irá de nuevo hacia abajo. No obstante, al final siempre quedará una esperanza, que es la que ayuda al protagonista a emerger de nuevo.

Interior del libreto del disco.

Dentro del digipack del CD hallaremos un libreto en el que aparecen escritas las letras de los temas que desarrollan la historia. Con aspecto de block de notas antiguo, el libreto alberga la mayor carga simbólica de la obra.

El texto contenido en este post, así como el que aparece en la imagen están protegidos por derechos de autor. © Ángel Román Ramírez (Creative Commons, Ley de Propiedad Intelectual y SGAE), 2016.

En el interior del libreto, encontraremos que nada más comenzar, el protagonista ya avanza, a capella, que la historia no acabará bien ―aunque tampoco termina del todo mal―. Con una simple frase comienza el «Prólogo», una frase que predice algo, pero sin explicar qué.

3

Aunque en algunos pasajes los protagonistas hablan en presente, lo hacen dentro de la historia, es decir, en el pasado. En el «Prólogo», en cambio, se muestra la única frase de toda la obra que evoca el presente, pronunciada por el protagonista masculino (al final hay otra, pero la expresa el narrador).

Ya desde el punto de vista musical, la segunda parte del «Prólogo» deja asentada una secuencia armónica que se hará recurrente e irá apareciendo como si de una obertura o de un leit motiv se tratase: va a ir desarrollándose y variando en diferentes momentos hasta el duodécimo tema, y en casi todos los casos surgirá a modo de estribillo dentro de la obra que, por otro lado, persigue de alguna forma las pautas de la música conceptual.

El Hada de Cabellos Coronados (Una Historia cantada) se estrena en junio de 2016, habiendo lanzado tres singles previos que pueden escucharse aquí:

Una nueva oportunidadtercer tema de la obra. El protagonista cuenta cómo su Hada, su salvadora, llega hasta él después de mucho caminar, y le enseña a salir del profundo agujero emocional en el que se encontraba. La intervención del protagonista aparece escrita en primera persona, mientras que la del narrador se muestra en tercera. La presencia del Hada se deja oír en los coros.

Dejas tu huella en sus pasos, sexto tema de la obra, donde el chico declara su amor incondicional hacia su Hada.

Y también un pequeño extracto del décimo tema, titulado Tú eras su Sino, en el cual los protagonistas mantienen un diálogo. Se trata del momento en que el ‘Hada’ le explica al protagonista masculino que el objetivo por el cual llegó hasta él ―es decir, curarle―, ya ha llegado a su fin y debe marcharse.

Los doce títulos (más el Prólogo) son los siguientes:

5. Contraportada

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes, están protegidos por derechos de autor.© Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.