Imagina que estás viendo una película en el cine. Da igual si es de acción, de terror, romántica o cómica. Lo que ves con tus ojos, sin artilugios tecnológicos, está en dos dimensiones, ¿no es así? Sin embargo, los personajes que actúan en ella sí se encuentran en un mundo tridimensional. Aunque una peli es ficción, ellos representan sus papeles en el mundo real: las mesas son mesas, los coches son coches; las farolas, farolas; los actores, personas…

Imagina ahora que esos personajes, la historia que nos cuentan, sus reacciones, sus lágrimas, sus saltos, sus disparos, sus risas… fuesen reales. Imagina que ellos estuviesen viviendo realmente lo que tú estás observando sin que ellos lo supieran. Pues bien, esta circunstancia, a grandes rasgos, es lo que trata de explicar un estudio relacionado con el Universo: como consecuencia de la Teoría de Cuerdas y la Teoría Cuántica, quizá nosotros no seamos “reales”. Puede que no seamos más que una “proyección” holográfica, una “película cósmica” que encuentra su modelo real en otro Universo. Inquietante, ¿verdad?

¿Qué ocurriría si de repente llegase un ser no-humano y nos dijese que nosotros somos proyecciones de “dos dimensiones” de otro Universo del que él provendría, el “verdadero”…? Lo trataríamos como a un loco ¿no es cierto? Es como si nosotros pudiésemos comunicarnos con los actores de la película que estamos viendo e intentásemos convencerles de que ellos no están viviendo una historia real, sino una simple imitación. En efecto, según la Teoría de Cuerdas, no somos más que una pintura en un colosal lienzo cósmico.

universo-holograma

Algo así le ocurrió al protagonista de la Alegoría de la Caverna platónica: cuando logró romper las cadenas que le mantenían atado al mundo sensible y consiguió salir a la superficie, pudo darse cuenta de que durante toda su vida no había hecho más que observar “sombras”, es decir, simples proyecciones de los objetos reales… Y cuando intentó explicárselo a sus compañeros para liberarlos de sus cadenas, éstos se rieron de él e incluso conspiraron para asesinarlo por tratar de convencerles de tamaña locura.

Hoy, veinticinco siglos después de Platón, un sector de la Ciencia defiende la hipótesis de que, en efecto, vivimos en una realidad “falsa” que no somos capaces de apreciar, dado que es en esta realidad donde nos hemos criado y desarrollado como especie… pero que en realidad, no es sino una proyección, una película que “imita” la verdadera realidad, una realidad que jamás llegaremos a comprender. Es decir, vivimos en el mundo sensible, mientras que el mundo racional, el real, es otro.

¿Cuántas veces, a lo largo de tu vida, has tenido la sensación de que eres el protagonista de una película y de que alguien te está observando? ¿Será ese alguien lo que la Humanidad ha convenido en llamar Dios…?

Texto: Ángel Román Ramírez (Un Bardo en Tartessos), 2016.
Anuncios

Un comentario en “Alegoría de la Caverna (2.0) – Primera Parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s