Tenía una venda en los ojos. Descalza, notaba sus pies mojados y creía estar pisando una pequeña laguna. Durante mucho tiempo lo pensó. Hasta que un buen día, sin saber por qué, sintió el deseo de despojarse de su venda… y pudo comprobar que lo que tenía frente a ella no era un charco, sino todo un océano.

Ángel Román Ramírez (09/07/2013).

feet-698851_1280

La música y el texto contenidos en este post, así como las imágenes (excepto la ‘destacada’), están protegidos por derechos de autor. © Ángel Román Ramírez (Creative Commons, D.L. BI-765/2016 y SGAE), 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s